¡Qué calor!… Un límber, por favor.

¿A quién no se le antoja un límber para combatir el calor que está haciendo? Y es que desde pequeños estamos acostumbrados a pasar el calor “chupándonos” esa refrescante delicia. En las tienditas de las escuelas no pueden cuando los estudiantes corren a buscarlos con desespero después de clases. Pero, ¿cómo realmente surge esta tradición?
Años atrás, para combatir el calor que se siente en una isla tropical en todas las estaciones del año, se preparaba cualquier jugo y se ponía a congelar en cubetas de hielo. Cuando estaban listos, se servían en el papel que se utiliza para hornear los cupcakes o en papel encerado.
Estos se hicieron famosos cuando el aviador Charles A. Lindbergh llegó a Puerto Rico luego de haber cruzado el Atlántico en avión y sin escalas. En su recibimiento, se le brindó un refrescante “jugo congelado”. Dos son las versiones. La primera, que el aviador le encantó lo que había probado. La segunda, que se mostró tan frío que todos lo compararon con las características del límber (frío y duro). Sea una o la otra, lo que parece cierto es que gracias a él lleva el nombre de límber/Lindbergh.
Limbers de Chocolate Chips/ Limbers Aydil
Con el tiempo, se modificó un poco su presentación y pasó de la cubeta al vaso plástico de 7 onzas. Se conseguían en todas las tienditas improvisadas de las urbanizaciones por menos de .25 centavos. Coco, fresa, uva, leche, parcha, crema, piña eran algunos de los tantos sabores.
Hoy día se ha vuelto una potencial industria a la cual familias puertorriqueñas han recurrido para salir adelante. Decenas de fábricas de límbers distribuyen este preciado deleite por todo Puerto Rico, ahora con sabores como cheesecake, pistacho, tembleque, piña colada, Nutella, dulce de leche y maní, entre otros.
Limber de Crema/ Limbers Aydil

No solo aquí en Puerto Rico son famosos los límbers. También en países como Colombia, donde les llaman bolis; en Venezuela, conocido como hela’o de vasito y en México, raspado, disfrutan de este agradable gustito en los días más calurosos.

Si se te antojó un refrescante límber ve corriendo a buscar uno y recuerda buenos momentos de la infancia mientras te lo saboreas.

 

 
¡Buen provecho!


Fotos Cortesía de Limbers Aydil.

14 Comments

  1. Me trajo recuerdos de mi abuelita, los hacía de frutas que teníamos en casa, sobre todo de acerola y guanábana. mmmmm… deliciosos.

  2. Cuando era chiquita al frente de la escuela había un colmadito que los preparaba deliciosos!! A mi me gustan los de fresa y que tengan mucho cocktail de frutitas, el de coco le agregaban coco rallado y al de piña pedacitos, Mm!

  3. MMMM que ricooo… mis favoritos son los de coco y los de mani, cada vez que encuentro cocos secos compro algunos para hacer para la familia, y son un vicio. los que no tengo idea de como se hagan son los de mantequilla de mani, a ver si Jeannette un dia nos regala una receta 😉

Comments are closed.